Minería de Opinión y/o Análisis de Sentimiento

La minería de opinión y/o el análisis de sentimiento, es el campo de estudio que analiza opiniones, emociones, sentimientos, evaluaciones, apreciaciones y actitudes de las personas hacia entidades tales como productos, servicios, organizaciones, individuos, problemas, eventos, temas y sus atributos (Palanisamy, Yadav, & Elchuri, 2013).  La minería de opinión se centra principalmente en opiniones que expresan o implican sentimientos positivos o negativos (Liu, Sentiment Analysis and Opinion Mining, 2012).  Su principal objetivo es definir herramientas automáticas capaces de extraer información subjetiva de textos en lenguaje natural, como opiniones y sentimientos, a fin de crear conocimiento estructurado y procesable para ser utilizado ya sea por un sistema de soporte de decisión o por un tomador de decisiones (Pozzi, Fersini, Messina, & Liu, 2017).

La minería de opinión se ha convertido en un área de investigación muy activa por varias razones. En primer lugar, tiene un amplio conjunto de aplicaciones en todos los dominios (por ejemplo, en la política). En segundo lugar, ofrece problemas de investigación desafiantes como la predicción de resultados electorales a partir del contenido generado por el usuario (Guellil & Boukhalfa, 2015). En tercer lugar, por primera vez en la historia de la humanidad, tenemos un gran volumen de datos que se genera en las redes sociales  (Kemp, 2019). No es sorprendente que su inicio y rápido crecimiento coincida con el de las redes sociales digitales. Hoy en día, la minería de opinión ha ganado aún más valor con la llegada de las redes sociales. Su gran difusión y su papel en la sociedad moderna representan una de las novedades más interesantes de los últimos años, captando el interés de investigadores, periodistas, empresas y gobiernos. Los datos de opinión en la red, si se recopilan y analizan adecuadamente, permiten no solo comprender y explicar muchos fenómenos sociales complejos, sino también predecirlos. Para que los datos textuales cualitativos sean efectivamente funcionales para los procesos de decisión, la cuantificación de «lo que las personas piensan» se convierte en un paso obligatorio, que debe ser atendido por la minería de opinión y/o análisis de sentimiento. (Pozzi, Fersini, Messina, & Liu, 2017).

fyarom

Magíster en Ciencias de la Información y las Comunicaciones con énfasis en Ingeniería de Software, Especialista en Auditoría de Sistemas e Ingeniero de Sistemas con énfasis en Software, con una amplia trayectoria y formación en Ciencia de Datos.

Ver todas las entradas de fyarom →