Teoría de Redes Sociales

El análisis de la teoría de redes sociales, desempeñado por antropólogos, politólogos, matemáticos y sociólogos, entre otros, ha intentado comprender el funcionamiento de una red social (Lozares, 1996), buscando patrones de comportamiento en sus actores (nodos) y en las relaciones (vínculos) que se establecen entre ellos. Son muchos los estudios dedicados al diseño de su morfología y a la definición de sus características y propiedades  (Bazoret, 2002), tratando de identificar los rasgos fundamentales que influyen en el papel que juega cada actor en la red y los patrones de difusión y contagio de todo aquello que circula por la misma (Fernández Crespo, 2013). A continuación, algunas definiciones sobre lo que es una red social:

  • Conjunto de individuos que se encuentran relacionados entre sí (Christakis & Fowler, 2010). En el ámbito de la informática, la red social hace alusión al sitio web que estas personas utilizan para generar su perfil, compartir información, colaborar en la generación de contenidos y participar en movimientos sociales (Gallego, 2010).
  • Es una estructura social que se puede representar en forma de uno o varios grafos, en los cuales, los nodos representan a individuos (a veces denominados actores) y las aristas, relaciones entre ellos. Las relaciones pueden ser de distinto tipo, como intercambios financieros, amistad, relaciones sexuales o rutas aéreas (Dans, 2010).
  • Es un conjunto de relaciones específicas de colaboración, apoyo, consejo, control o también influencia entre un número limitado de actores (Lazega, 1998).
  • Es un espacio social dentro del cual coexisten varias esferas de actividad, las que se pueden analizar según las características formales de los vínculos que existen entre sus componentes sean estos individuos, grupos o también instituciones (Gribaudi, 1998).

La teoría de redes y el comportamiento electoral del individuo: Mientras los contextos sociales estaban definidos estructuralmente y son externos al individuo, las redes sociales son creadas como una consecuencia de los individuos y sus elecciones. Incluso aún, cuando los individuos tienen poco control sobre la composición social y política de sus entornos tienen discreción sobre las redes de contactos que establecen dentro de los distintos escenarios (Robert E. Goodin, 1996).

Teoría sobre la fuerza de los vínculos débiles (Granovetter, 1973): Desde el punto de vista de los líderes de los partidos políticos, los vínculos débiles son un importante recurso para hacer posible la oportunidad de modificar el comportamiento del voto de una persona. La información y las ideas se mueven más fácilmente por medio de las redes, dándole algún sentido al voto cuando no se tiene claro cuáles son las diferencias sustantivas entre un partido y otro (Montecinos, 2007). El mantenimiento de los vínculos débiles, puede ser la más importante de las armas electorales que un partido político puede utilizar en elecciones ya sea locales, provinciales o nacionales.

Teoría de los seis grados de separación (Karinthy , 1930): Es una hipótesis que intenta probar que cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios (conectando a ambas personas con sólo seis enlaces), algo que se ve representado en la popular frase “el mundo es un pañuelo”. El concepto está basado en la idea de que el número de conocidos crece exponencialmente con el número de enlaces en la cadena, y sólo un pequeño número de enlaces son necesarios para que el conjunto de conocidos se convierta en la población humana entera (Watts J., 2014). Esta teoría del mundo pequeño es considerada por (Matthews, 2007) como una de estas ideas que transformaron y transformarán el mundo de las comunicaciones.

La teoría de usos y gratificaciones (TUG): Es un acercamiento para entender por qué y cómo las personas buscan activamente contenidos (usos) en los diferentes medios para satisfacer sus necesidades (gratificaciones). Es un acercamiento centrado en la audiencia para entender la comunicación en masa (Severin & Tankard, 1997) y cómo los usuarios eligen deliberadamente los medios que pueden satisfacer sus necesidades y les permitan relajarse, interactuar socialmente, divertirse, escapar de su realidad (Kats, 1959) o sentirse libres para expresar parte de su mundo en un contexto que les inspira confianza (Martínez, 2010). Esta teoría también supone que los medios de comunicación compite con otro tipo de fuentes de contenido para alcanzar la gratificación de la audiencia (Katz, Blumler, & Gurevitch, 1973).

Pero, ¿Qué usos y gratificaciones difunden las redes sociales en Internet? generalmente muchos más de las expectativas de los propios usuarios, debido a que son círculos de amigos que no dejan de crecer, que ofrecen dinamismo, creatividad y entretenimiento, gracias a una continua interactividad. “Somos redes conectadas a un mundo de redes” (Castells, 2009). Podemos decir que Internet ha conseguido ser la plataforma de virtualización de gran parte de estas relaciones sociales gracias a la proliferación de redes de todo tipo que han mostrado en los últimos años un crecimiento exponencial. La popularidad de las redes sociales continúa creciendo, conectando a la gente con casi todo lo que pueden ver y comprar, e impulsando a las empresas a hacer uso de la comunicación social que se produce en estas redes (Stroud, 2008). Las redes sociales filtran y modifican los mensajes políticos antes de que ingresen al cerebro y constituyen un complemento importante para la estrategia de marketing político de un candidato (Eskibel, 2017).

fyarom

Magíster en Ciencias de la Información y las Comunicaciones con énfasis en Ingeniería de Software, Especialista en Auditoría de Sistemas e Ingeniero de Sistemas con énfasis en Software, con una amplia trayectoria y formación en Ciencia de Datos.

Ver todas las entradas de fyarom →